Inaugurada "Ya se mira el horizonte" en la Casa de las Américas
Enviado el Jueves, 16 de Septiembre del 2010 (16:58:51)
Artes Plásticas

Con las palabras de Aurora Díaz Valdivia, directora de la Galería Mariano, quedó inaugurada en la Casa de las Américas la exposición Ya se mira el horizonte, con la presencia de su autora, la pintora mexicano-chilena Beatriz Aurora Castedo

Ante la presencia del Excmo. Embajador de la República de Chile en Cuba, representantes de su cuerpo diplomático, artistas y un numeroso público, la pintora mexicano-chilena Beatriz Aurora Castedo dejó oficialmente inaugurada su muestra Ya se mira el horizonte, en la Galería Mariano, de la Casa de las Américas.

Convocada por la institución cubana a través de su Dirección de Artes Plásticas, la artista agradeció la invitación y se mostró conmovida ante el hecho de poder exponer las piezas en Cuba luego de un periplo por varios países de Europa, Asia y América.

Castedo expresó el gran compromiso político y social que la ha motivado a reflejar en su obra pictórica sus preocupaciones en torno a la situación actual del mundo. De ahí que una de sus principales inspiraciones haya sido el Movimiento Zapatista en Chiapas, y, en sentido general, las difíciles circunstancias en que viven los pueblos originarios. Se refirió, de manera enfática, a la situación que atraviesa ahora mismo la comunidad mapuche en Chile, su país natal.

La muestra estará abierta hasta el 29 de octubre en la Mariano, espacio que acoge la colección de arte popular de la Casa de las Américas y que exhibe también una muestra permanente de sus piezas.

--------------------------------------

EL HORIZONTE DE BEATRIZ, NUESTRO HORIZONTE

Palabras al catálogo de la muestra Ya se mira el horizonte, recién inaugurada este 16 de septiembre en la Galería Mariano de la Casa de las Américas

por Aurora Díaz Valdivia

Ya se mira el horizonte encierra varias significaciones simbólicas para América Latina. No solo por enmarcar su inauguración el 16 de septiembre y celebrar el Bicentenario de la Independencia de México, sino porque con la muestra de las obras de Beatriz Aurora Castedo -a quien agradecemos infinitamente el gesto de homenajear a los hermanos mexicanos junto a la Casa de las Américas-, asistimos a otra demostración del poder de la cultura de resistencia y de la lucha incansable de los pueblos por alcanzar la plena independencia y su libre determinación.

Beatriz Aurora Castedo, artista identificada con la causa zapatista, se radicó en Chiapas desde 1994 para convertirse en vocera de un pueblo que construye un mundo nuevo en la defensa de sus derechos, de personas -según dice- que hablan directo al corazón.

Estudió en la Escuela Experimental de Educación Artística, pero se considera autodidacta y entre sus referentes pictóricos se encuentran el aduanero Henri Rousseau y la Escuela de pintura popular haitiana.

La mayoría de las obras reunidas aquí están inspiradas en sus vivencias dentro de las comunidades zapatistas. En entrevista reciente, Beatriz Aurora ha declarado que se siente conmovida "por su gente maravillosa, ejemplo de dignidad, de calidad y calidez humana, la más grande y noble que jamás haya conocido y a quienes les debo el haberme convertido en la pintora que soy."

Sus "historias pintadas" -según define sus cuadros- abren un nuevo horizonte para todo tipo de espectador, comprometido o no. Con la misma calidez con fue recibida, las escenas cuentan lo que la artista ha vivido y experimentado. Para ella su arte es una manera de mostrar que otro mundo es posible donde -afirma- "las grandes transformaciones las realizan los pequeños seres cuando se juntan los sueños".

Las obras que componen la muestra expresan el espíritu revolucionario de Beatriz, motivada por los colores del trópico, en la combinación de una diversa y rica paleta que ha recogido en sus viajes a lo largo de su vida. Su simpatía por los artistas populares y por la artesanía latinoamericana, enriquecen la estética de la pintora. Aunque haya recibido estudios de arte y se autodenomine autodidacta, en los lienzos se transmite la gracia del arte popular: la profusión de imágenes con el característico horror al vacío, el desarrollo de las escenas costumbristas, el amplio uso del color y la mágica composición del cuadro.

Su trabajo muestra la idealización de la realidad y resalta la parte positiva, que lleva implícito un mensaje de paz y alegría de la gente sencilla que le rodea. Las pinturas reflejan el sueño de un mundo donde el ser humano viva en armonía entre sí y con la naturaleza. Su compromiso social y político con el movimiento se manifiesta como testimonio gráfico en cada una de sus obras.

Con la convivencia diaria en la construcción de esas comunidades, Castedo encuentra la fuente de su inspiración. Transmite, comparte y da fe de la incansable resistencia y la lucha por sus valores culturales autóctonos. Si ya se divisa el horizonte de Beatriz, también es el nuestro, en la defensa del patrimonio cultural y las justas causas de pueblos de América.

FUENTE: http://laventana.casa.cult.cu/modules.php?name=News&file=article&sid=5695

Notas en La Ventana del 25 de septiembre 2010
Sitio optimizado en 800x600 para Firefox ©Beatriz Aurora Castedo, 2010
Derechos de reproducción      Contacto